Módulos Temas Día

Más en Perú

Por qué pocas firmas cotizan en la BVL y cómo superarlo

Plazas bursátiles regionales son testigos de grandes anuncios de salidas a bolsa, pero en el Perú la sequía continúa

La confianza en las plazas bursátiles de la región se ha revitalizado con dos anuncios empresariales de ofertas públicas iniciales (OPI), es decir, la colocación de acciones por primera vez en la bolsa de valores, algo que se mira con sana envidia desde la Bolsa de Valores de Lima (BVL)




Ayer, la cadena de supermercados chilena SMU empezó a cotizar en la Bolsa de Santiago y recaudó US$200 millones en su apertura. La compañía, dueña de Mayorsa en el Perú, colocó 1.150 millones de acciones, equivalentes al 24% de su propiedad.
La OPI de la minorista llegó dos meses después de la apertura de Lipigas, operación que marcó el fin de la escasez de anuncios de ofertas iniciales en esa plaza. Lo propio hicieron la marca de alfajores Havanna y el banco Superville en Argentina en el primer semestre del 2016.

Esta semana se supo que el mayor fabricante de tequila del mundo, José Cuervo, espera colocar US$1.000 millones en su salida a la bolsa mexicana. ¿Y qué pasa en el Perú?

Cambios en el panorama
Desde el 2012, las OPI han sido cada vez menos frecuentes en Sudamérica. “(Antes de eso,) las empresas buscaban ampliar sus capacidades y para eso recurrían al mercado primario, que se presentaba con condiciones atractivas. Esto cambió con la moderación de las expectativas de crecimiento en la región influenciado por el retroceso en precio de commodities”, precisa Fernando Manrique, gerente de Renta Variable de Prima AFP.

Ahora, ante el viraje del panorama económico, las empresas empezaron a mirar al exterior para sus colocaciones iniciales. “A cuentagotas están regresando las emisiones primarias locales a la región”, agrega el experto.

Pero esta garúa que ya ha calmado la sequía en el mercado sudamericano de OPI aún no se siente en el Perú desde el 2012, pese a la mejora.

“De hecho, hay un retiro de empresas de la Bolsa de Valores de Lima (BVL)”, asegura Carlos Rojas, CEO de Andino Asset Management. Inclusive, añade, firmas con presencia local han proseguido con sus ofertas públicas en plazas bursátiles foráneas. La más reciente en anunciar su incursión a la bolsa de Nueva York ha sido IC Power, empresa que opera plantas de gas y petróleo en el Perú y otras economías regionales. “Esta falta de OPI hace que el Perú pierda peso dentro del portafolio del inversionista en América Latina”, alerta el ejecutivo.

El círculo vicioso
La falta de liquidez es el viejo enemigo al que la BVL no termina de vencer y que, en parte, aleja a inversores y a los futuros emisores al mercado exterior, señala Rojas.
“Hace tres años, el monto promedio negociado de la BVL era de US$20 mlls. diarios y la expectativa era duplicarlo en tres años. Sin embargo, el año pasado cerró en apenas US$11 mlls.”, recuerda.

Sumado a ello está el poco desarrollo del mercado de capitales como espacio de financiamiento, aporta Manrique. “Hay un tema de idiosincracia empresarial y de costos para el emisor de papeles”, precisa.

Sobre el último punto, el ejecutivo de Prima AFP señaló que mientras el costo semestral que afrontará SMU por mantener sus acciones listadas en la bolsa de Santiago asciende a unos US$1.000, en el Perú el pago por este concepto sería mayor por las comisiones y tasas de Cavali, la BVL y el regulador.

La sombra constante
Para ambos expertos, la falta de OPI en el panorama local genera que la sombra de una posible reclasificación de la BVL a mercado frontera no termine de despejarse.
“Mientras Argentina camina hacia un ‘update’ a emergente, el mercado peruano no termina por salir del riesgo en el que estuvo el 2015”, afirma Rojas.

Si bien se han dado decisiones encaminadas a promover el mercado de capitales en los últimos meses, los expertos coinciden en que aún hay una labor de largo aliento para dotar de profundidad a la plaza bursátil.

Tags Relacionados:

Lima

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada